Skip to content
enero 18, 2011 / Gabiña

Tributos.

Hace algunos años, había una cuña de Radio Listín que anunciaba artistas. Empezaba diciendo “THE KILLERS EN VIVO!!!! POR PRIMERA VEZ EN EL PAIS!!!!! EL DIA TAL DEL MES TAL… en el patio de tu casaaaaa”, y al final el punto era que a pesar de todo en Radio Listín puedes oir toda la música que te gusta. Un duro golpe para uno, porque había que recuperarse de la taquicardia express y contenerse para no tirar el radio por la ventana. Eso sí, por suerte se tragaron sus palabras.

Las desventajas de vivir en una media isla medio tercermundista, tener acceso a internet y un 4% de apreciación a cualquier manifestación artística, es que muchas veces las necesidades culturales no pueden ser cubiertas debido a la falta de quórum o a lo costoso que resulta para los organizadores. Por esta razón, los muchos del grupo de los pocos recurren a tomar todo tipo de placebos y ejercicios de fe, mientras los pocos del grupo de los pocos se van de viaje a ver aquello que desean.

Uno de estos placebos son los tributos musicales. Un grupo de músicos decide honrar la grandeza de una banda que probablemente nunca pisará este terruño tropical, y tocan covers de las canciones más simbólicas a un público que se hace una paja mental mientras el patio de Cinema Café se convierte en un Madison Square Garden cualquiera. En teoría la idea no es mala, y nos permite pasar una noche escuchando música que, si logran interpretarla bien, nos dará buenos momentos. El problema es el abuso de esta práctica, y es el tema que trataré a continuación.

franzferdinandRDGracias a la globalización y a la floreciente industria de las lavadoras *ejem*, las propuestas musicales internacionales han logrado expandirse más allá de Chayanne, Daddy Yankee y Bisbal. En los últimos dos años, artistas de la talla de The Killers, Maroon 5, los Jonas Brothers (no es que me gusten, pero ayudan a la diversificación) y Franz Ferdinand han llegado y han tocado en el mismo trayecto del sol. Conciertos inolvidables que nos hacen soñar con más. Poco a poco nos estamos posicionando en el mapa, por lo que ya es hora de cancelar el quinto tributo a John Mayer y exigir algo más.

A continuación, mis comentarios sobre los tributos más ilógicos que se han hecho:

• Tributo a Coldplay: Recuerdo que fui a Alfatori al primero de los seis o siete tributos que se han hecho, y salí al borde del colapso mental. La banda sonaba bien, pero el cantante desafinaba como un gato en celo y no se sabía las canciones. ¿Cómo uno puede olvidar letras tan sencillas como las de Coldplay? El mundo nunca lo sabrá.

• Tributo a Glee: Hacerle un tributo a Glee es como analizar un dibujo de MC Escher. Glee es un show de TV dedicado a hacer covers de canciones, entonces hacerle covers a los covers resulta en un bagazo musical. Equivalentes a un tributo a Glee: a Michel el buenón, Pitbull y al disco navideño de Luis Miguel. No duden que algún día los veamos en cartelera.

 

• Tributo a Shakira: ¿Para qué hacer tributos de artistas que vienen con regularidad al país? Y con la rampante decadencia de Shakira, ¿van a cantar Loca con su tiguere? Blah.

• Tributo a Radiohead: WRONG. No lo haga. No se meta en eso. ¿Cómo llegarle a Radiohead?

Around the world, around the world...

• Tributo a Daft Punk: Mientras escribo estas líneas, decenas de personas le dan RT a un mensaje de que el 5 de febrero Daft Punkd va a Praia. Nótese la sutileza de la d al final de Punk, y nótese how we are all being Punk’d by that. Aunque en realidad en los artes dice que es un tributo, el problema es de quien no lee y se deja punkear. Pero aparte de eso, ¿un tributo a un DJ? ¿Por qué? No importa que sean “de fuera”, un tributo a un DJ tiene muy poco sentido. Y más uno a Daft Punk, que tocan con cascos.

Tal vez es que yo no entiendo la motivación de quienes hacen tributos y viven de ello. Para mí vale más la originalidad con poca gloria que vivir a la sombra de alguien más famoso. Y tampoco los tributos no son el anticristo, solamente hay que buscar otras formas de realizarlos si quieren seguir con esa práctica. Han habido buenas propuestas y espectáculos como Tributo a un Bohemio, los Rocksario y un tributo rock a JLG, que hacen versiones diferentes de los clásicos y llegan a calar en el gusto de muchos. La clave está en la calidad.

 

 

 

About these ads

3 comentarios

Dejar un comentario
  1. Drlacxos / ene 18 2011 7:02 pm

    Tengo que decir! Que me encanta tu punto de vista abla situación y estoy muy de acuerdo contigo.

    Tengo una Pregunta:
    ¿porqué no hacer Posts como este en La Casetera?

    • Gabiña / ene 18 2011 7:12 pm

      Originalmente pensaba hacerlo para La Casetera, pero necesitaba sacar ese veneno dentro de mí y quería hacerlo un poco imparcial :p Como sea, la idea de hacerlo con un approach diferente todavía sigue en pie.

  2. Gabbie / ene 27 2011 7:27 pm

    Tributo a una banda que hace tributos, majomenamente… ehh exacto. Tiene todo el sentido del mundo :P

    Aqui se agarran de cualquier excusa para hacer un show y cobrar dos pesos. Me voy a poner a ver, en este pais se hace MINIMO un tributo cada 15 dias. Es un relajo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: